Actividad Física

Sabemos que el organismo humano está diseñado para la práctica de actividad física. Devuélvete un poco en la línea de tiempo,  ubícate en los pueblos primitivos cuando a tus ancestros les tocaba moverse bajo los instintos de supervivencia (la búsqueda de comida, vestido, protección frente a un medio hostil), incluso, se encuentran varios estudios arqueológicos y antropológicos  que dicen que en esta época se hacían danzas que buscaban las expresiones de todas las emociones humanas.

Como es natural, la evolución del hombre estuvo marcada  en cuanto a movimiento se refiere en eras o etapas, como lo fue la era de preparación para la guerra, o ya en la edad media para realizar actividades de agricultura y en la edad moderna la aparición de actividades deportivas como lo fue en primer lugar los juegos olímpicos.

Sin embargo, los cambios sociales y el progreso han relegado esta práctica a una mera opción cada vez más alejada de la vida cotidiana. El uso de los vehículos para los desplazamientos, el acceso a la información digital, así como la evolución de las formas de trabajo cada vez más sedentarias, unido a actividades de ocio que en su inmensa mayoría se relacionan con el descanso y el confort, han convertido al ser humano actual en un individuo físicamente inactivo.

Cabe señalar que la inactividad física es la principal causa de muerte prematura y del incremento de las enfermedades crónicas no trasmisibles como lo son las enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes, etc.

Concluyamos, entonces, que la práctica de actividad física ya no se remota solamente a un instinto de supervivencia, ya lo que se busca con esta es mejorar el bienestar físico y mental de una persona que ha sido fuertemente afectada por los cambios que se vienen dando en el mundo y que repercuten drásticamente en su calidad de vida.

De manera que la prescripción de ejercicio físico es un proceso que se recomienda lo lleve un profesional de entrenamiento de forma sistemática e individualizada, según las necesidades y preferencias del individuo, con el fin de obtener el máximo beneficio para su salud con los menores riesgos posibles.