Realizar actividad física de forma regular es muy recomendable ya que aporta numerosos beneficios a nuestra salud pero; cuando sufrimos alguna enfermedad, como la gripe, ¿es recomendable realizar ejercicio para combatirla?

Hay un mito muy conocido el cual nos dice que debemos ¨sudar la gripe" para aliviarnos, pero que tan recomendable es esto... En conjunto con muchas investigaciones esta teoría no ayuda en nada a la resolución de resfriados; La razón es que cuando padecemos gripe, el cuerpo aumenta su temperatura produciendo una mayor sudoración. Por lo tanto, el sudor es la respuesta del organismo con la que se pretende regular la temperatura corporal durante la fiebre, de manera que lo único que vamos a conseguir es deshidratación y un mayor malestar.

No se recomienda realizar ningún tipo de actividad física si nos encontramos enfermos. No obstante, dependiendo del tipo y la fase de la enfermedad, los expertos indican que podemos realizar ejercicios como salir a caminar. Si tenemos dolo de cabeza, dolor de garganta e, incluso, congestión nasal, se podrán realizar algunas actividades moderadas. Existe una pauta llamada "La regla del cuello" que dice que si las molestias son de cuello hacia arriba, entrenar con gripe o resfriado no trae problemas. Sin embargo, si las molestias se extienden del cuello hacia abajo, se necesita reposo y una incorporación gradual al entrenamiento.

Para resumidas cuentas debemos escuchar nuestro cuerpo; Si nos sentimos indispuestos la mejor opción es guardar reposo pero si crees que puedes entrenar, la recomendación que te hacemos es manejar cargas e intensidades menores a las habituales, ejercicios de bajo impacto. 

#SOMOSFITNESSZONE